domingo, 26 de febrero de 2012

EL ROL SOCIAL DEL BAILARIN

Y un Zoom a la Ciudad de Tijuana, Baja California

Por: Ivone Morales

El rol social del bailarín está representado por modalidades culturales sumergidas particularmente en el ser mismo y su alrededor. ¿Qué hace el bailarín para que obtenga un cierto valor social y qué necesita para complementar sus necesidades con el mundo exterior?

Foto: Mario Castillo
Como ser individual, el bailarín encuentra:

1.- Exploración, desarrollo y control de     emociones
2.- Conciencia grupal
3.- Liberación de energía
4.- Autoestima
5.- Integración de lenguajes
6.- Fuerza física
7.- Diversión
8.- Disciplina
9.- Armonía entre mente y cuerpo

Considerando que, dichos factores bien efectuados nos llevan a conocer el rango colectivo, el bailarín sea hombre o mujer asume la responsabilidad de crear una cultura dancística con valores que involucren a padres, maestros, gobernantes o líderes en general.

Al crear esa conciencia, se suma la creatividad para la construcción de un verdadero rol social del bailarín.Adriana Castaños, coreógrafa mexicana, comentó en su momento que el perfil del bailarín está sujeto al compromiso y amor que tenga a la danza, al respeto de la gente con la que trabaje, a la flexibilidad y creatividad. "Creatividad en el sentido de estar dispuestos a aportar al trabajo parte de lo que ellos son y dejar que el trabajo sea un camino para conocer el mundo tal cual es y ver a la danza como un medio de expresión y conocimiento", comentó la maestra Castaños. Ella misma comprobó con el tiempo que "bailar era una profesión" por todos los requerimientos de tiempo completo que la danza necesita para sobresalir y laborar en proyectos interesantes.

La función de un bailarín según Guillermina Bravo, maestra fundadora del Ballet Nacional de México va directamente con las ambiciones y metas que éste se proponga, las cumpla y disponga de otras más adelante para que alcance una buena categoría, le disgusta que un bailarín no le dedique su vida completa a la danza tomándolo como un entretenimiento o algo que fácilmente pueda pasar.

El bailarín debe conocer los secretos de su cuerpo para manejarlo como desee para saber la energía que hay presente en sus músculos. El hecho de bailar implica inspiración, creatividad y ganas de proyectar aunque esta actividad se pueda encontrar en cualquier parte. La forma en cómo repercute en la sociedad es muy diferente porque a éste fenómeno le suceden los factores políticos, económicos y sociales que influyen en el reflejo de la danza de determinada región.

"ZOOM" A LA CIUDAD DE TIJUANA

La perspectiva de la danza profesional en Tijuana, Baja California, México en este caso "desde 1990 ha sido hasta cierto punto favorecida porque ahora existe una gran cantidad de gente que se dedica a la danza y en consecuencia el público se ha vuelto exigente sin saber realmente de danza, pero ha habido cambios para bien o para mal" afirmó Minerva Tapia, coreógrafa mexicana.


La danza cambió en Tijuana gracias a los espectáculos que trajo consigo el Centro Cultural Tijuana (Cecut). Las producciones son mejor presentadas y a un nivel profesional competente ya que hace muchos años y en un principio la oferta se limitaba únicamente a La Casa de la Cultura (Altamira) o al Teatro del Seguro Social.

En cuanto al acceso para disfrutar espectáculos de calidad las hay en Costa Mesa, Los Ángeles, San Diego, etc que si no llega continuamente a la ciudad de Tijuana al menos se puede apreciar del otro lado de la frontera. Los proyectos innovadores, trabajos binacionales, festivales internacionales poco a poco han ido modificando la cultura de la danza en el público de la ciudad de Tijuana.

Y es así que, con el paso del tiempo, el rol del bailarín se ha ido reforzando poco a poco y ha ido ganando terreno, a través de la constancia del propio bailarín por abrirse camino en este mundo de la danza que hoy por hoy, todavía quedan opiniones que dicen que ser bailarín no es una profesión altamente valorada.